PDF Imprimir Correo electrónico
Sábado 12 de Mayo de 2012 02:33

 

 

 

 

 

 

 

El primer bien para lograr el gran bien, es el respeto a la Vida Humana en todas sus etapas; desde la concepción hasta la muerte natural. Es el primer derecho humano ya que sin este, no hay ningún otro.

 

El primer principio rector de la persona y la sociedad tanto en el orden como en la prioridad, y que necesita de una protección especial es la vida. Efectivamente el origen de la vida, su desarrollo y protección es un factor decisivo en la responsabilidad humana y social, así como en la supervivencia del género humano.

 

La vida comienza a desarrollarse partiendo de formas primitivas para alcanzar sucesivamente nuevas y más complicadas formas de unidad: El óvulo en la mujer y el espermatozoide en el varón por separado no son aún vida humana, pero en la fusión de intimidad se comienza una vida humana. Cada ser que es concebido es portador de un destino único e irrepetible. Desde el momento de la fertilización del óvulo el genotipo queda determinado. Existe una nueva vida distinta de la vida del padre y de la madre, se trata de un nuevo ser con un código genético en el ADN único e irrepetible.

 

La vida humana de toda persona es un valor que no se otorga por agentes externos, por ello es merecedora en sí misma del respeto en todas y cada una de las etapas de su desarrollo. Vida que nadie puede quitar a nadie, por lo que la vida del otro debe ser considerada como valor absoluto, sin tener miedo a aceptar la dignidad que le es propia a la vida del otro.

 

Por vida humana se entiende al hombre íntegro, en la unidad del cuerpo y del alma, corazón y conciencia, entendimiento y voluntad. Un hombre existe en donde antes existió un niño. Un niño existe en dónde antes existió un bebé. Un bebé existe en donde antes existió un ser en gestación. Cada fase de desarrollo posee las potencialidades de la siguiente.

 

El respeto a la Vida Humana es el principio que le ofrece sustentabilidad a todos los demás principios por lo que bien podría equipararse al cimiento en la construcción, a las raíces en el árbol, a la columna vertebral en el cuerpo humano.

 

Hoy en día hay concepciones ideológicas que proponen que el poder del más fuerte se imponga sobre la vida del más débil como el embrión, el discapacitado, el anciano, el enfermo terminal. El hombre que inventa nuevas formas de esclavizar al hombre o de destruirlo. Manipulación genética, armas de destrucción masiva, esterilización, anticoncepción. La supremacía de la técnica que propone que todo lo que es posible debe ser realizado. Eugenesia, clonación, etc.

 

 

 

Última actualización el Martes 05 de Junio de 2012 01:19
 

Sumate